martes, 26 de enero de 2010

Alfonso Portillo capturado en Izabal y llevado a la capital

La noticia del día –sin duda- es la captura del ex presidente guatemalteco Alfonso Portillo. Su detención, cuando intentaba salir del país, fue al medio día, en Izabal, y acaba de ser llevado -5:12 PM- a la capital, para comparecer ante un juzgado.
Portillo fue capturado en Punta de Palma, Izabal, tras varios allanamientos realizados en horas de la mañana.
La captura la efectuó la Fiscalía especial de la Comisión Internacional Contra la Impunidad, CICIG, agentes de la Policía Nacional Civil, PNC, y militares.
Fue traslado vía aérea a la capital, con base a la orden de captura emitida por EE. UU. que lo acusa de lavado de dinero por US$70 millones (unos Q580 millones) para lo cual utilizó bancos gringos durante su período 2000 - 2004.
Ayer en este espacio dije: “Personalmente creo que pronto va ser capturado y que se encuentra en el país”. Le atiné, ya fue detenido y estaba en Guatemala.
En la cobertura especial que todos los medios de comunicación le han dado al caso, debo decir, como periodista que, destaca la cobertura de Radio Sonora, medio que ya entrevistó en exclusiva a Portillo, tras ser detenido.
Esto dijo, entre otras cosas: “Estoy tranquilo… no he sido maltratado y me preparo para ir a la capital”, dijo Portillo a Sonora desde el Comando Naval del Caribe, en el Puerto Santo Tomás de Castilla.
“Me capturaron en Punta de Palma. Llegaron (a una casa), preguntaron por mí, me entregué y punto”, agregó.
“No estaba huyendo, esperaba un recurso legal para presentarme ante los tribunales, pero ni modo, no se puede huir toda la vida”, recalcó.
Anticipo algo más, de esta si no se escapa Portillo, porque es Estados Unidos quien tramita la demanda.
Ha llamado mi atención el hecho que mucha gente haya salido a las calles con carteles en mano a gritar: “Portillo es inocente. Ayudó a los pobres y por eso lo persiguen”.
Mientras tanto, la justicia tiene una ardua tarea, 40 días para que se agote el proceso de su extradición y se llevado a una prisión gringa.