jueves, 6 de mayo de 2010

Castresana: existen redes criminales locales

Cicig lejos de instalarse en Xela

Por César Pérez Méndez
Entrevista publicada hoy en: www.elquetzalteco.com.gt

El representante de las Naciones Unidas en el combate a la impunidad, Carlos Castresana, tiene una radiografía de la situación nacional, de la que no escapa Quetzaltenango y la región.

En su breve estancia en la Ciudad de Los Altos, el jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, Cicig, sostuvo reuniones con diversos sectores sociales, entre ellos, mujeres indígenas, quienes expusieron que su acceso a la justicia es difícil; mientras que los jueces siguen con la misma queja: están desprotegidos. "No se ha avanzado casi nada, comparado con mi primera visita, hace 18 meses", dijo Castresana.
En la agenda del comisionado, en exclusiva, atendió una entrevista con este periódico para conocer la lectura que le da a la actuación de las estructuras criminales y la impunidad que generan fuera de la capital del país.
Castresana subraya la existencia de grupos poderosos que están acostumbrados a vivir al margen de la ley, que fomentan y "disfrutan de la corrupción", porque esta es precisamente la causa de la impunidad.
Respecto a la instalación de una sede de la Cicig en Quetzaltenango, no está prevista, pero tampoco se descarta.
En seguida un resumen de la conversación con el representante de las Naciones Unidas.

Para la Cicig hay estructuras criminales locales:
“Por supuesto, sino es que más que en la capital. Los aparatos clandestinos de seguridad rurales presentan una forma diferente, pero no dejan de ser lo mismo. Allá –en la capital- los llamamos sicarios, aquí de cualquier manera, pero hay grupos que se dedican a controlar el territorio o a inferir violencia en procesos que deberían ser pacíficos; en conflictos laborales, sociales o en zonas donde hay tierra en disputa, alguna explotación industrial, minera o agrícola".

Y éstas generan impunidad:
"Sí, procuran la impunidad porque tienen la misma capacidad de coacción o de corrupción respeto de los fiscales y jueces, y además en algunas zonas, no es quizás la realidad de Quetzaltenango, pero no está lejos, funcionan de forma muy coordinada con la creciente delincuencia organizada transnacional que está tomando el control de buena parte del territorio".
Si este es el panorama, cuándo vamos a ver descentralizada una oficina de la Cicig, por ejemplo, en Quetzaltenango:
“No está contemplado en nuestro presupuesto, pero es una necesidad que nos han expresado varios sectores. Vamos a considerar si se ve la conveniencia para acudir a los donantes; porque no es la Cicig, sino la comunidad internacional la que financia".

Pero está claro que es una necesidad:
"Es cuestión de evaluar. En realidad nosotros hacemos más un trabajo cualitativo que cuantitativo, porque si resolvemos unos cuantos casos, esos tienen que servir de catalizador para el funcionamiento de la Policía Nacional Civil, Ministerio Público y Organismo Judicial; un poco por efecto de imitación deben seguir el camino que nosotros hemos trazado".

¿La Cicig ha investigado algún caso específico de Quetzaltenango?
"Permítame que no le conteste... nunca hablamos de los casos, precisamente para no revelar informaciones que podrían poner en alerta a los grupos que estamos combatiendo".

Ahora hablemos de la corrupción, porque tampoco es particular de la capital:
"La corrupción es precisamente la causa de la impunidad; creemos que es una relación de causa y efecto. De manera que la impunidad es la consecuencia de una situación endémica de corrupción y los grupos que disfrutan de esa situación quieren que se mantenga, por eso no quieren justicia".

Pero con ese 96 por ciento de impunidad, la situación es cuesta arriba:
"Lo que puede hacer la Cicig es poner el botón de muestra de que los cambios se pueden hacer, se pueden resolver casos complejos y que lo pueden hacer servidores públicos guatemaltecos. Nosotros le decimos al enfermo cómo tiene que tratarse, pero es voluntad del enfermo si quiere o no sanar".
El entrevistado concluyó que es verdad que el deterioro de las instituciones es enorme, pero se puede detener y revertir, pero “falta un gran golpe de timón”.

Asuntos bajo la lupa de la Cicig

Durante la conversación con elQuetzalteco, Carlos Castresana destacó, entre otros puntos, los siguientes:

Estructuras
“Hay algunas formas que prefiero no individualizar, en esta región, que ameritan una atención muy especializada”.

Incidencia
“Desde Guatemala estamos intentando inquirir en algunos asesinatos de líderes sindicales, indígenas y comunitarios”.

Criminales
“Allá –en la capital- los llamamos sicarios, aquí de cualquier manera, pero hay grupos que se dedican a generar violencia”.

Corrupción
“Si se ampliara nuestro mandato, sería extender nuestra capacidad de actuar en lo que se refiera a corrupción en general”.
Portada de hoy, edición impresa de elQuetzalteco.

2 comentarios:

Ana Christina dijo...

Ojala que alguien tenga la suficiente inteligencia y el suficiente valor, para combatir con las redes criminales que operan en Xela, sobre todo las que utilizan a menores para llenarse los bolsillos de dinero, privando a estos pequeños de una vida digna, y de una infancia feliz, que combatan las redes y que les den una lección a los padres de estos niños por ser cómplices de estos criminales, y que por favor venga alguien que les exija a nuestras autoridades locales que cumplan con su deber, me indigna el escuchar a los representantes de las entidades encargadas de hacer algo por las victimas , decir que no pueden actuar porque, “nadie ha presentado una denuncia”, que ineficiencia, por eso es que Guatemala no avanza.

César E. Pérez Méndez dijo...

Estimada Ana Christina, comparto tu opinión y así es, además se necesita valor.

Saludos cordiales,